Discapacidad intelectual

¿Qué sabes sobre la discapacidad intelectual?

Según los últimos datos publicados por el IMSERSO (2019) en España hay más de 282.400 personas con discapacidad intelectual reconocida con grado igual o superior al 33%, lo que supone el 8,7% del total de personas con discapacidad en nuestro país.

A pesar de que se trata de una cifra importante, queda mucho camino por recorrer para lograr su inclusión plena en la sociedad, y una de las principales causas es el desconocimiento acerca de qué es la discapacidad intelectual y qué supone para quien la presenta. A continuación se ofrece la definición consensuada por la American Association on Intellectual and Developmental Disabilities (AAIDD):

“La discapacidad intelectual es una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas tanto en el funcionamiento intelectual como en el comportamiento adaptativo, que abarca muchas habilidades sociales y prácticas cotidianas. Esta discapacidad se origina antes de los 22 años.

FUNCIONAMIENTO INTELECTUAL
El funcionamiento intelectual, también llamado inteligencia, se refiere a la capacidad mental general, como el aprendizaje, el razonamiento, la resolución de problemas, etc. Una forma de medir el funcionamiento intelectual es una prueba de cociente intelectual. Por lo general, una puntuación en la prueba de cociente intelectual de alrededor de 70 o tan alta como 75 indica una limitación en el funcionamiento intelectual.

COMPORTAMIENTO ADAPTATIVO
El comportamiento adaptativo es el conjunto de habilidades conceptuales, sociales y prácticas que las personas aprenden y realizan en su vida cotidiana”.

 

Ten en cuenta que…

  • La discapacidad intelectual no es una enfermedad, aunque puede ser causada por una.
  • Las personas con discapacidad son personas completas con sus propios intereses y características. Cada persona, con o sin discapacidad, es un individuo único que merece dignidad y respeto y que es objeto de los mismos derechos y deberes.
  • Las personas con discapacidad intelectual no constituyen un colectivo homogéneo, sino que cada una de ellas cuenta con una identidad propia y unas necesidades específicas.
  • Para las personas con discapacidad intelectual es más difícil comunicarse y aprender ciertos comportamientos y habilidades, pero pueden mejorar si cuentan con los apoyos necesarios y desarrollan su vida en un entorno inclusivo.
  • Su grado de autonomía es variable: algunas personas solo necesitan apoyo en algunos ámbitos, mientras que otras tienen limitaciones importantes que les impiden alimentarse, asearse o realizar otras tareas sin ayuda.

Discapacidad intelectual y
enfermedad mental

No hay que confundir discapacidad intelectual con enfermedad mental. Uno de los requisitos que deben cumplir las personas para que se les diagnostique una discapacidad intelectual es tener un cociente intelectual igual o inferior a 70, algo que no debe cumplirse en los diagnósticos de enfermedad mental, la cual no guarda relación con dicho cociente.

Además, la discapacidad intelectual es una condición permanente y no tratable, mientras que las enfermedades mentales pueden revelarse en cualquier momento de la vida, a menudo son temporales y se pueden tratar. Puede darse el caso de que una persona con discapacidad intelectual tenga una enfermedad mental, del mismo modo que otros individuos sin discapacidad.

Si tienes dudas, contacta con nosotros

978 610 003