Noticias

ATADI reivindica en el 8M la igualdad para las mujeres con discapacidad

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en los centros de ATADI se realizó un vídeo en torno al lema ‘Mujer es poder’, elegido por Plena Inclusión España para conmemorar esta fecha. El vídeo puede verse en el canal de YouTube ‘Comunicación Atadi’ o en sus redes sociales.

Los datos revelan que las mujeres con discapacidad salen peor paradas que los hombres con discapacidad en la mayoría de los ámbitos. Por lo tanto, las mujeres con discapacidad deben enfrentarse a una doble discriminación: por ser mujeres y por ser personas con discapacidad.

 

Menor salario y contratación

 

Por ejemplo, el salario medio anual de las personas con discapacidad es casi 4.000 euros anuales inferior a la población sin discapacidad, según datos ofrecidos por el Observatorio Estatal de la Discapacidad. Si se desglosan esos datos por sexo, la situación empeora notablemente para las mujeres: la brecha salarial entre hombres y mujeres con discapacidad es del 15,9%; es decir, las mujeres con discapacidad tienen un salario medio inferior respecto a los varones con discapacidad en un 15,9%.

Además, según remarca el Informe Olivenza, la contratación de hombres con discapacidad supera en más de 23 puntos a la de mujeres con discapacidad, situación que se ha agravado debido a la pandemia.

 

Violencia de género

 

En cuanto a la violencia de género, Amanixer ofrece los siguientes datos: el 16,8% de las mujeres españolas con discapacidad mayores de 16 años ha padecido violencia de género física; el 17,7% sufre violencia económica por parte de sus parejas o exparejas y el 14,1% ha padecido violencia sexual por parte de alguna de sus parejas.

Tampoco en el disfrute del ocio hay igualdad, ya que solo el 10,1% de las personas con discapacidad puede disfrutar sin dificultades de actividades de ocio, porcentaje que se reduce hasta el 7,5% en las mujeres con discapacidad.

Son también las mujeres con discapacidad las que se ocupan con mayor frecuencia de las tareas del hogar y de cuidados, incluso de personas dependientes.

 

Un manifiesto para ser tenidas en cuenta

 

Con estos datos en mente, en los centros de ATADI las usuarias leyeron un manifiesto en el que se ha reclamado que “las políticas de discapacidad tengan en cuenta a las mujeres y las políticas de mujeres tengan en cuenta la discapacidad”. También se ha expresado la necesidad de que los servicios de salud, sociales y judiciales sean accesibles tanto física como cognitivamente, con el fin de garantizar su acceso en igualdad de condiciones para todas las personas.

Respecto al empleo, las mujeres con discapacidad han reclamado que se fomente y que se tenga en cuenta todo el trabajo que realizan en el hogar y fuera de él. El manifiesto concluyó con el deseo que las mujeres “se unan y creen más alianzas” porque “ninguna mujer puede quedar atrás, nosotras también somos mujeres”.