Noticias

ATADI Mora de Rubielos colabora con el programa de compostaje de la Comarca Gúdar-Javalambre

El centro ATADI Mora de Rubielos participa desde hace dos años en el programa de compostaje de la Comarca Gúdar-Javalambre. La institución comarcal instaló compostadoras comunitarias a las que vecinos y establecimientos pueden llevar residuos orgánicos para su transformación en fertilizante. La residencia de ATADI Mora de Rubielos convierte así sus restos en compost, con la ayuda de los propios usuarios.

A principios de diciembre se abrió una de las compostadoras comarcales, ubicada en Mora de Rubielos, para extraer el compost. La apertura la llevaron a cabo la técnica de medioambiente de la Comarca Gúdar-Javalambre, Esther Salvador, y los usuarios de ATADI Mora de Rubielos. El compost se utilizó para abonar árboles y arbustos del municipio, usándose también una parte para el jardín de la residencia ATADI Mora de Rubielos.

 

Compostaje: de residuos a fertilizante

 

El compostaje es una forma de convertir los restos orgánicos en fertilizante. Para ello, en primer lugar hay que echar a un cubo los desechos orgánicos que generamos en nuestro hogar, sin mezclarlos con otro tipo de restos. Por ejemplo, restos de frutas, verduras, carne o huesos, cáscaras de huevo, pan, posos de café, etc. Estos restos formarían parte de la “fracción húmeda”, que hay que mezclar al 50% con la “fracción seca”, que podrían ser restos de poda, hojas secas, césped seco o virutas de madera. Si no se dispone de suficiente fracción seca, se puede añadir papel o cartón troceado, siendo esta otra forma de reciclarlo.

Una vez echada la mezcla en la compostadora, hay que airearla una vez a la semana y vigilar que tenga algo de humedad. Al cabo de un periodo que oscila entre los 6 meses y el año, según la cantidad de residuos, se obtiene el compost, que puede utilizarse como abono natural para fertilizar huertos o jardines.

Esta transformación es posible gracias a la actividad de microorganismos, como bacterias y hongos, y microfauna, como lombrices e insectos, que degradan la materia orgánica de forma natural.

El compostaje tiene importantes beneficios ambientales, ya que se reduce la cantidad de residuos que acaban en el vertedero y se minimizan los costes de su gestión, especialmente los de recogida y transporte. Además, gracias al compostaje se aprovechan restos vegetales y animales que vuelven a la tierra en forma de fertilizante, como parte de un ciclo natural.