Noticias

Hacia la ciudadanía plena de las personas con discapacidad intelectual

En 2020, ATADI junto con otras cuatro entidades y Plena Inclusión Aragón, desarrolla el Programa ‘Por una ciudadanía plena: centrados en cada persona’, subvencionado a cargo del 0,7% IRPF autonómico del Gobierno de Aragón. Seis usuarios de ATADI participan en este programa.

Desde este programa, ATADI ofrece atención individualizada a personas con grandes necesidades de apoyo o que presentan problemas de conducta. ‘Por una ciudadanía plena: centrados en cada persona’ está encaminado a la implementación de dos nuevas metodologías en los procesos de atención a las personas con discapacidad intelectual o trastornos del desarrollo: el Apoyo Activo y el Apoyo Conductual Positivo.

 

Metodologías centradas en la persona

 

Ambas metodologías están centradas en la persona y pretenden dar mayor protagonismo a las personas con discapacidad intelectual, teniendo siempre en cuenta mejorar su calidad de vida atendiendo a sus preferencias y necesidades específicas. En resumen, explican fuentes de ATADI, “el objetivo es que cada persona decida cómo quiere que sea su futuro y planificar cómo quiere vivir su día a día”.

Los pilares básicos que se trabajan son la toma de decisiones, la autodeterminación, la inclusión en la sociedad, los derechos y la capacidad de elección. Para lograrlo, los profesionales de ATADI se centran en cada persona de manera individual, ayudando a que acceda a los apoyos que necesite.

 

Apoyo conductual positivo

 

“Por ejemplo, en base al Apoyo Conductual Positivo, se facilita que la persona con discapacidad intelectual tome más decisiones acerca de cómo quiere pasar su tiempo libre o cómo realizar actividades concretas; o se fijan objetivos de futuro, como aprender una nueva habilidad o mejorar aspectos de uno mismo, y se guía al usuario paso a paso para conseguirlos”, apuntan desde la entidad.

 

Apoyo Activo

 

Por otro lado, la metodología de Apoyo Activo se encamina a que las personas con grandes necesidades de apoyo participen, en la medida en que puedan y con los apoyos necesarios, en su día a día.

Por ejemplo, añaden fuentes de ATADI, “si una persona necesita ayuda para ponerse la chaqueta por completo pero puede realizar por sí misma alguno de los movimientos, como meter un brazo en la manga, se fomenta que lo haga y se le presta apoyo para completar la acción. O cuando una persona no puede hablar y, por tanto, expresar su opinión para tomar decisiones, se le muestran varias opciones a elegir y se trata de interpretar su expresión facial y su mirada para conocer su elección”.

El Programa ‘Por una ciudadanía plena: centrados en cada persona’ se desarrolla en fases anuales y ATADI ha participado en varias de estas fases, con el fin de mejorar la atención a sus usuarios y lograr que tengan la mayor calidad de vida posible.