Noticias

Personas con discapacidad intelectual con alteraciones conductuales pueden realizar paseos terapéuticos

La permanencia continuada en las viviendas puede generar estrés, ansiedad, tristeza o alteraciones conductuales, entre otras sensaciones y sentimientos. Esta situación de confinamiento no es fácil para nadie, pero es especialmente delicada para algunas personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, que pueden tener problemas para comprender el alcance de la emergencia y la necesidad de permanecer en casa y no salir a la calle. El estrés que genera el encierro en algunas personas puede poner en peligro su seguridad y la de las personas que conviven con ellas.

 
Paseos terapéuticos

 

De hecho, el Gobierno de España matizó el 20 de marzo en el Boletín Oficial del Estado la restricción de circulación de las personas estableciendo una nueva excepción: “con el objeto de proteger a los colectivos más vulnerables, se hace preciso dictar una instrucción para aclarar que las personas con discapacidad que tengan alteraciones conductuales, como por ejemplo personas con diagnóstico de espectro autista y conductas disruptivas, el cual se vea agravado por la situación de confinamiento derivada de la declaración del estado de alarma, puedan realizar los desplazamientos que sean necesarios, siempre y cuando se respeten las medidas necesarias para evitar el contagio”.

Por lo tanto, aquellas personas con discapacidad intelectual que necesiten salir a la calle para realizar un paseo terapéutico pueden hacerlo, acompañadas de un responsable, que puede ser un familiar, cuidador o profesional al cargo. Dicho paseo debe realizarse por el tiempo indispensable para mejorar el estado de la persona con discapacidad y manteniendo todas las precauciones necesarias para evitar el contagio. Es importante que el acompañante lleve consigo el certificado de discapacidad o un informe médico que establezca dicha condición de la persona con discapacidad, para facilitarlo a las autoridades si fuera necesario.

 
Respeto y comprensión

 

Desde numerosas entidades y asociaciones españolas, entre ellas Plena Inclusión, se ha hecho un llamamiento a la sociedad pidiendo respeto y comprensión para las personas con discapacidad intelectual que necesitan salir al exterior. Este llamamiento se ha producido como respuesta a las situaciones que han denunciado numerosas familias y profesionales en todo el país, que han declarado haber sido increpadas y señaladas por salir a caminar con una persona con discapacidad intelectual, lo que ha empeorado la situación de partida.

Debe quedar claro que si dos personas juntas pasean por la calle durante este periodo de alarma, es posible que se trate de una persona con discapacidad intelectual junto a su cuidador, siendo una situación autorizada por el Gobierno de España. Por ello, todo ciudadano debe respetar estos paseos y no molestar a estas personas, que se enfrentan estos días a una situación muy complicada.

Ante la duda de que se trate de un caso autorizado, deben ser las autoridades quienes lo determinen, pero nunca es aceptable increpar a otras personas, ya que su estado psicológico puede empeorar y hacer más difícil la convivencia en su hogar o institución. Mantener la calma y respetarnos unos a otros es imprescindible para superar esta crisis sanitaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies