Noticias

Prevención como pauta de trabajo en los centros ocupacionales de ATADI

Los centros de día y ocupacionales de ATADI abrieron sus puertas durante la primera quincena de julio tras permanecer cerrados casi cuatro meses. La apertura se ha llevado a cabo siguiendo estrictas medidas de prevención que han supuesto, entre otras cuestiones, la reducción de los aforos, la adaptación de las pautas y puestos de trabajo y la intensificación de la limpieza de espacios y vehículos.

“Los usuarios tenían muchas ganas de volver a los centros ocupacionales para reencontrarse con sus compañeros y retomar su rutina de trabajo y actividades”, explican desde ATADI. Aunque las videollamadas entre los usuarios eran frecuentes, la relación presencial es clave para su socialización e inclusión.

 
Ya se realizan talleres presenciales

 

Además, aunque durante estos meses se ha mantenido el contacto telefónico entre los profesionales de ATADI y los usuarios que vivían con sus familias, “la distancia dificultaba o impedía llevar a cabo determinados talleres o sesiones de trabajo de habilidades y aptitudes”, apuntan fuentes de la entidad. Ahora, los usuarios han retomado esta actividad en los centros de día y ocupacionales con las debidas medidas de prevención.

Por otro lado, el servicio de centro de día u ocupacional es de suma importancia para las familias con algún miembro con discapacidad intelectual, ya que “supone un gran apoyo, facilita la conciliación y mejora la calidad de vida familiar, al disminuir la carga de trabajo de los cuidadores y permitir que estos tengan más tiempo para desarrollar actividades propias, ya sean laborales o sociales”, resumen fuentes de la asociación turolense.

 
Aforo reducido

 

Cada uno de los diez centros de ATADI ha adaptado sus instalaciones y servicios a sus usuarios, estableciendo grupos de trabajo cerrados que, en los centros con mayor número de usuarios, asisten en días alternos. Todo ello con el fin de evitar aglomeraciones, mantener la distancia interpersonal de seguridad y reducir el riesgo de contagio en caso de que hubiera algún caso positivo.

De hecho, la mayoría de las actividades se realizan en el interior de las instalaciones de los centros ocupacionales o residencias y se han suspendido muchas de las actividades que se realizaban durante los meses de verano, como excursiones, salidas a piscinas o zonas de baño, participación en fiestas y actos locales, etc. con el fin de minimizar los contactos.

 
Actividades canceladas

 

Ya en junio se canceló el Programa Vacaciones de 2020, que permitía que las personas con discapacidad intelectual usuarias de ATADI disfrutaran de una semana de ocio y descanso en un destino de la costa española. También tuvo que cancelarse el Campo Internacional de Voluntariado juvenil de ATADI en Alcorisa, que reunía cada mes de julio a una veintena de jóvenes de todo el mundo. “La decisión de cancelar estas actividades era la más adecuada y responsable en estas circunstancias”, aseguran desde ATADI.

Así, usuarios y trabajadores afrontan un verano atípico durante el que, a pesar de la situación sanitaria, esperan seguir disfrutando y aprendiendo juntos, aunque con mucha prevención.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies