Noticias

Azafrán ecológico y con valores cultivado en Teruel

Desde 2019, Azafrán La Carrasca colabora con ATADI Empleo en el cultivo y recolección de la flor del azafrán. El Centro Especial de Empleo de ATADI, cuya plantilla está formada al 75% por trabajadores con discapacidad, se ocupa de gran parte de las labores agrícolas de este cultivo. Además, una vez recolectadas las flores del azafrán, se trasladan al centro ocupacional de ATADI Teruel, donde sus usuarios, personas con discapacidad intelectual, realizan el esbriznado de las flores.

José Antonio Esteban, director de Azafrán La Carrasca, explica cómo surgió la idea de contar con personas con discapacidad intelectual en el proceso de producción de este cultivo: “El cultivo del azafrán siempre ha sido muy social, se recogía en grupo, se plantaba en grupo… ya que es una labor artesana porque prácticamente casi todo se hace manualmente. Aquí vimos la posibilidad de generar trabajo para personas con discapacidad intelectual de Atadi”. Sobre esta colaboración, Esteban añade que “ha sido altamente satisfactoria por nuestra parte y genera unos ingresos económicos que ayudan a mantener la gran labor social que realiza ATADI”.

 

Oportunidad laboral para personas con discapacidad

 

Ramón Royo, gerente de ATADI, se muestra “muy satisfecho de esta colaboración con Azafrán La Carrasca porque, además de la oportunidad laboral que supone para nuestros usuarios, el resultado es un producto singular de gran calidad que ha estado a punto de desaparecer de nuestros campos y su recuperación es una excelente noticia”.

Esteban anima a otras empresas a contratar a personas con discapacidad intelectual: “En casi todos los procesos productivos hay trabajos que podrían ser realizados por personas con capacidades diferentes, lo que ayudaría a integrar a estas personas”. Y continúa asegurando que “el trabajo que realizan es de alta calidad y eso refuerza la realidad de que cada uno tenemos unas capacidades y todos somos necesarios y complementarios”.

En los centros ocupacionales, las personas con discapacidad intelectual realizan multitud de tareas laborales, la mayoría de ellas consistentes en trabajos de manipulación, que cada vez son menos requeridos por la industria. “La mecanización de los procesos ha reducido las tareas manuales, lo que implica la necesaria transformación de los centros ocupacionales y la búsqueda de nuevas oportunidades de trabajo para los usuarios. Por ello agradecemos a Azafrán La Carrasca que haya contado con ATADI para ejecutar una parte importante de su proceso de producción”, expone Ramón Royo.

 

Un cultivo con arraigo en Teruel

 

El cultivo del azafrán, tan importante hace décadas para la economía familiar en muchos pueblos de la provincia de Teruel, sufrió un importante retroceso ya en el siglo XX, quedando reducido a una producción residual. En este contexto, José Antonio Esteban decidió embarcarse en el cultivo de esta preciada especia “por romanticismo y justicia con el azafrán” y, además, lo hizo con producción ecológica, siendo los primeros de España en hacerlo.

“El futuro es ecológico”, asegura el director de Azafrán La Carrasca. “Cuando contactamos con el Comité Aragonés de Agricultura Ecológica nos dimos cuenta de que nadie nunca había cultivado azafrán ecológico en España, y posiblemente en el mundo, ya que nos llamaban de fuera de España para comprarlo. Después de hacerlo nosotros, nos han copiado la mayoría, aunque cuesta más dinero y hay que pasar auditorías todos los años”.

El azafrán es una especia muy utilizada en la cocina, aunque sobre todo por las generaciones más mayores: “Hay que hacer una labor didáctica y que todo el mundo conozca que el azafrán es el mayor potenciador del sabor, de forma natural, y que tiene un montón de propiedades que le hacen ser la especia más valorada del mundo”, finaliza Esteban.